Endorfinas, de José Franco

Aqui os dejo una pequeña curiosidad sobre las endorfinas.
En el mismo momento de nacer una verdadera catarata de endorfinas inunda nuestro cuerpo a través de la leche materna, iniciando un descubrimiento del placer y también un fuerte proceso de dependencia que no nos abandonará el resto de nuestra vida. Nuestro estado de ánimo y gran parte de nuestras sensaciones dependen de los niveles de ciertas hormonas y neurotransmisores. Las endorfinas pueden considerarse como nuestras ” drogas ” de uso particular. Son numerosas las actividades en que las segregamos: un beso, un abrazo, una sonrisa, una melodía que nos llena de placer… En otras ocasiones, el dolor actúa como factor detonante de su secreción a modo de analgésico natural… Ante una buena disposición psicológica, cargada de endorfinas, la sensación dolorosa disminuye notablemente. Finalmente, en nuestros últimos momentos vitales, grandes secreciones de endorfinas nos acompañaran en esa transición hacia un desconocido “más allá”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s